LA IZQUIERDA SE ESTA QUEDANDO SOLA

izquierdaEl servicio público y la política son esencias del bien común, herramientas de bienestar. Las ideologías en la política nos siguen dividiendo pero no es fácil de lidiar con o sin ella, sin embargo hoy, tenemos la oportunidad de hacer un gran cambio y les explicaré por qué, y el cómo.

Todos los antiguos partidos Políticos de Chile tienen por obligación que realizar un proceso de “Reafiliación” de Militantes establecido en la Ley “PARA EL FORTALECIMIENTO Y
TRANSPARENCIA DE LA DEMOCRACIA” y por medio de esta, el SERVEL tiene también la obligación de depurar el padrón electoral. Cada partido debía reunir el 0,25% del padrón de votantes a diputados para el 2016 y para el 14 de abril de 2017 deben tener completados el 0,5% del padrón de la última votación equivalente a la suma de 17.500 militantes POR PARTIDO. Para esto extrañamente el SERVEL ha dado las facilidades mas increíbles, saltándose la Ley, como por ejemplo, la de habilitar una reinscripción electrónica simple, luego y al ver que esto no funcionaba, permitió la inscripción escandalosa mediante la presentación simple de “fotocopias de carnet y una firma en un listado sin cumplir la norma de la “presencialidad” de un Ministro de Fe como lo es el Notario Público. Y esto es porque los partidos se han dado cuenta de que no lograrán reunir el padrón, ni validarse, desesperados hacen y harán lo posible para no desaparecer. Es por esto que vengo a pedirte que, no firmes nada, ni por ballenas, ni encuestas por ayuda, ni por donaciones ni menos por partidos, si quieres un verdadero cambio en la forma de hacer política en Chile, déjalos desaparecer, déjalos entender que no podemos seguir siendo gobernados por menos del 5% de compadrastros, por caprichosos millonarios, ni por ideologías añejas, hazlos entender, por medio de la desaprobación ciudadana, que no merecemos como pueblo, seguir siendo solo un montón de números en encuestas o votos, para que los mismos traficantes de poder sigan enquistados en los cargos públicos, para que en vez de ser ocupados por familiares y amigos, puedan ser bien ocupados por personas realmente capaces en beneficio de todos nosotros. No permitas que se re-inscriban con tu firma o que inscriban nuevos partidos, los que para su conveniencia transversalmente pactada, están libres de esa norma, que son lo mismo pero con otro nombre, no sigas avalando la sempiterna división entre izquierdas y derechas, que tanto les ayuda a mantenernos desunidos como CHILENOS. No podemos seguir siendo gobernados por los mismos sinvergüenzas de siempre,NO LO PERMITAS.

EXT. Claudio Reyes Olguin

La histeria de la progredumbre.

activiistas

Estados Unidos sociológicamente está pasando sin dudas un mal momento. Los ocho años de marxismo cultural instalado por un socialista demagogo como Barack Obama no pasaron inadvertidos, y gran parte de la sociedad acentuó su envilecimiento en usos, costumbres, hábitos y valores.

Que cientos de miles de malos perdedores marchen para repudiar a un gobierno que aun ni siquiera empezó a gobernar, habla pésimo de los tiempos que se viven en el seno de la sociedad norteamericana.

Estos mismos quejumbrosos nada hicieron cuando el patán saliente apoyaba el plebiscito que auspiciaba la impunidad de las FARC, cedía ante el terrorismo islámico o se mimaba con los tiranos Fidel y Raúl Castro, otorgándoles a sendos genocidas vergonzosos beneficios a cambio de nada.

En efecto, hace apenas unas horas un frondoso tropel de bienpensantes, feministas, activistas LGBT, vagos subsidiados, ecologistas, drogadictos presuntos, abortistas y toda una escoria social signada por el resentimiento, la progre-corrección o por el temor parasitario a perder sus privilegios, ha demostrado portar un profundo desprecio por el resultado reciente de las urnas conforme el sistema electoral e institucional obrante en el mismo país que supo ser el freno por antonomasia a los principales males que padeció el mundo durante el trajinado Siglo XX.

Por supuesto, estas infelices comparsas no operan solas sino digitadas o financiadas por criminales como George Soros y fogoneadas de modo explícito tanto por la hegemónica prensa progresista como por la farandulería hollywoodense, no sin el concurso de la pornócrata Madonna como lideresa de tan glamorosa y prostibularia peregrinación.

Guste o no a la hipocresía oficial hoy preside el país más importante del mundo Donald Trump, quien si bien no habrá sido un asceta ortodoxo en su vida personal, demostró sobradamente tener agallas para desafiar (y derrotar) al endemoniado consenso socialdemócrata y a la vez contar con la inteligencia de saberse rodear de un gabinete de asesores de primer nivel: hombres rectos de reputación moral y académica irreprochable.

Contra todo pronóstico, la parte sana de los Estados Unidos en particular y de la civilización occidental en general hoy cuenta con una esperanza y una preciosa posibilidad de revertir la embestida y degradación que se viene padeciendo a escala global desde hace un cuarto de Siglo.

A las oportunidades hay que saber aprovecharlas. Trump pareciera estar a la altura de las circunstancias y no se caracteriza por ser una persona a la que le tiemble el pulso a la hora de tomar decisiones audaces ni a la que le guste perder el tiempo con diálogos imbéciles. En suma, su triunfo fue una pésima sorpresa para la progredumbre internacional y una excelente noticia para las fuerzas vivas de la reacción.

Notas, retratos y cuerpos

usa

Salíeron los esclavos a las calles,  todo se está investigando, la cárcel era segura. Jóvenes hombres que brillaban como las luces de Hollywood, sus miradas hacían hoyos en las estaciones del metro, habían cajas de pizza en los tarros de basura, restos de comida chatarra,  gatos gordos, colillas de cigarros baratos, rastros de nieve del día anterior, todo se abrazaba. Eran negros y latinos, comunistas y analfabetos, no querían estar encerrados en jaulas como monos, pero habían pecado, ya lo sabían las iglesias de la gran manzana y los reyes del blues.

Ante el deforme sistema caminaban cansados, consecuencias de la autoridad, ante las alas desplegadas de la degeneración y el sarcasmo del vivir como parias.

Era un día extraño, caminaron callados, no tenían ojos para mirar prostitutas con pelucas ni travestís coloridos, la obsesión era otra, había que abrir la puerta de la escuela judía, para pasar la noche.

Saltaron la verja de la asquerosa escuela, se acurrucaron en sus aulas como perros tímidos, olían a alcohol y a marihuana, y se durmieron soñando.

Los despertaron los auxiliares de la escuela, se veían cansados, pero no acabados, solo sin ganas de decir nada, si todo era una porquería, para qué?, no opusieron resistencia, solo querían probar el escape, algunos murieron antes de matar a los gendarmes, tenían hijos hermosos y limpios, los llevaron engrillados, los separaron en grupos, la fiscalia los condenó cadenas perpetuas, eran peligrosos, para ellos podían violar a jóvenes y matar ancianos,  robar a los bancos, les dieron una condena brutal, algunos lograron pena de muerte, el premio mayor del Estado,  así paso todo, fueron por un poco de aire, se pusieron alas por algunas horas, en un país federado, ocurrió la matanza con guantes de seda, sin publicidad, sin televisión, una forma intelectual para que nadie supiese, las asociaciones pronegros protestaron, sin embargo no sabían mucho del hallazgo, 56 cadáveres mutilados, todos en un circulo, todo técnico, obra de un relojero suizo, la raza diáfana de la ciudad estaba en shock, madres y padres se juntaban en las iglesias llorando como en un terremoto grado 9, la figura de la libertad americana se asomaba por todas partes, sensaciones físicas, el momento era incompatible a la espiritualidad, callaron los expertos en homicidios, los ecos de los colonos fundadores fueron aplastados por el silencio cómplice, hacía falta un poco de buen humor y culpar y planificar, y así fue exactamente la apología a Dios. Había que hacer algo!

EL PORNOMARXISMO

amenaza

La amenaza de la Nueva Izquierda y la parsimonia de los bienpensantes. Por Nicolás Márquez

Tras la caída formal de la Unión Soviética en 1992, muchos sectores del mundo libre descansaron en ese triunfalismo que brindaba la sensación de que la utopía colectivista había perdido para siempre. Pero pocos años después, abrazando nuevas banderas y reinventando su discurso, el hoy llamado neocomunismo (o progresismo cultural) no sólo pasó a dominar la agenda política sino en gran medida la mentalidad occidental.

Los viejos principios socialistas de lucha de clases, materialismo dialéctico, revolución proletaria o violencia guerrillera, ahora fueron reemplazados por una rara ingesta intelectual promotora del “indigenismo ecológico”, el “derecho-humanismo” (selectivo), el “garantismo jurídico” y por sobre todas las cosas, por aquello que se denomina como “ideología de género1”, suerte de pornomarxismo de tinte pansexual, impulsor del feminismo radical, el homosexualismo ideológico, la pedofilia como “alternativa”, el aborto como “libre disposición del cuerpo” y todo tipo de hábitos autodestructivos y/o reñidos con la naturaleza como forma de rebelión ante “la tradición hetero-capitalista” (así la denominan los neomarxistas en su jerga) de Occidente.

Toda esta ensalada vanguardista se escuda bajo lemas de apariencia noble, tales como el “igualitarismo”, la “inclusión”, la “diversidad” o los “derechos de las minorías”: verdaderas caretas de la ideología de género, cuyo contenido constituye la prioridad militante en esta izquierda desarmada que resolvió canalizar su odio por medio de grupos marginales o conflictuados que ella captura y adoctrina para sí, con el fin de vehiculizarlos de manera funcional a su causa y, de esta forma, dominar la academia, hegemonizar la literatura, monopolizar las artes, manipular los modos del habla, modificar hábitos e influir en los medios de comunicación.

La nueva izquierda no busca más secuestrar empresarios sino el sentido común1; no persigue tomar una fábrica sino la cátedra, y ya no trata de confiscar cuentas bancarias sino la forma mental: “La revolución verdadera no es la Revolución en la calle, es la manera de pensar revolucionaria” [1] advertía Charles Maurras con sentida preocupación.

Pero lo más grave de todo lo antedicho, es que esta “manera de pensar revolucionaria” hoy es aceptada acríticamente por bienpensantes de centro y sedicentes libertarios, quienes mediante estudiantinas bullangueras, utopismo twittero y neo-hippismo rebeldón, gratuita y funcionalmente trabajan para el marxismo cultural, aunque sus activistas no lo adviertan. Pero quien sí lo previno adelantándose mucho a su tiempo, fue el propio Von Mises quien en 1922 advirtió sobre estos grupetes que en aras de una infantil indisciplina pretendían transgredir el orden natural, tras alertar sobre movimientos rebeldes que “creen que deben combatir instituciones de la vida social con la esperanza de remover, por este medio, ciertas limitaciones que la naturaleza ha impuesto al destino humano, entonces ya es un hijo espiritual del socialismo. Porque es característica propia del socialismo buscar en las instituciones sociales las raíces de las condiciones dadas por la naturaleza, y por tanto sustraídas de la acción del hombre, y pretender, al reformarlas, reformar la naturaleza misma”.[3]

Y desde una ideología antagónica a la de Mises, fue el freudo-marxista Herbert Marcuse (referente por antonomasia de la Escuela de Frankfurt), quien mofándose de estos anarquistas de juguete anotó: “El enemigo tiene ya su ‘quinta columna’ dentro del mundo limpio: los hippies y sus semejantes, con el cabello largo y sus barbas y sus pantalones sucios: aquellos que son promiscuos y se toman libertades que les son negadas a los limpios y ordenados” y añadió “sin duda se encuentran allí los revoltosos, los escapistas de buena y mala fe (…) cuyas aspiraciones libertarias aparecen como una desublimación metódica”[2], elegante manera de Marcuse de tildar de idiotas útiles a quienes creyéndose sus enemigos, velan gratis en su favor.

Estas y otras graves preocupaciones me llevaron a mí y a mi amigo Agustín Laje a escribir este exhaustivo trabajo que dimos en llamar El libro Negro de la Nueva izquierda. Ideología de género o subversión cultural,1 primer texto en hispanoamérica que ataca y cuestiona todos y cada uno de los “dogmas” de un progresismo revolucionario que arrasa buscando destruir el sentido común y la cultura vigente para, sobre sus escombros, reproducir aquel “paraíso” que por error o subestimación muchos dieron por muerto y hoy representa una gravísima amenaza no sólo por su perversión inherente, sino por la ausencia de concientización de quienes teóricamente deberían oponerse a ella.

LAMINA

me expreso, de cerca, al mar de carne, tu cuerpo escandinavo”…

 

Por alli, desde siempre, o hace siglos, pasabas incompleta, al caer la estrella a tus huesos dorados, mecanica de la realidad nauseabunda, el corazon…palpitaba, al metodo mesianico.

En la molecula que te hizo a mi, sexo de coloridos nidos, en esencia magna, lo eras tu en las galaxias, en las preguntas, adentro o en el transcurso, la condicion de tus lagrimas ondularon nuevos besos elasticos, lenguas fornicadas, colgaban…

Pero el decente amor se amurallo como un ser sin vida, al espiritu, y eso esta bien, porque el Sol pudo ser cargado de tu joven energia, consciente, al lado del santo tiempo, el tu…

Y encima tuyo se enrrollaron los versos del arbol solo, en tus formas virginales, proximo al animal sagrado, un prostibulo de depositadas aves, y al venir el machacador del cafe, tus senos blancos se iluminaron, las serpientes de tus caderas se arrastraron, hacia el encuentro de unas hojas incongruentes, que taponeaban tus orificios calidos.vector mujer

SACRO

vino

Respecto al infame licor, no diré que sabe como a un mantra antiguo, ni a boca de leche de primeriza virgen, si de él espero lo mas bello.

Cabeza aplanada, cuelga del techo como un pequeño hombre araña, en sangre mezclada con sudor de sexo, siempre está allí, ayudando al espíritu, quemando tripas como un pirómano, sanando enfermos…

Olvido del sacro-humano, a la palpitación…

sirve, en esqueleto pájaro a la imbecilidad, llama, o no sé…

NO MAGIA, EN UN GRADO SUPERIOR DEL YO ESPERPENTO

 

inquieta-1

En el elástico,

o así, en el erecto miembro, que te penetra, en el baile de las olas semejantes a muñecas rusas, tu carne de hada se hace barco, o en mi lengua viaja por los orificios de tus mapas rayados por las manos de los monos.

Y eso es todo, lo que deseamos, noche de triángulos, prostitutas encerradas en las membranas del Universo y el borde.

Chuparte al ano, como una declaración política que los cartuchos evaden ante el cura de los confesionarios, porque son cobardes, mugrosos, no entienden el porque nacieron con un tarro de semen en el bajo abdomen, son los mas obscenos porque asesinan el amor, y trafican con niñas pequeñas, son cafiches y arrogantes,  burgueses de izquierda, toxicómanos, borrachos, afrancesados, y se defienden como chanchos en un barrial, allí, donde enterré sus cerraduras, la llave de tu risa, …   me fornicabas…